PECU CÁDIZ

Foro del Plan Estratégico para la Cultura en la Provincia de Cádiz
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 APORTACIONES AL DOCUMENTO Y A LA REFLEXIÓN

Ir abajo 
AutorMensaje
VICTOR_MANUEL_MARI



Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 13/04/2010

MensajeTema: APORTACIONES AL DOCUMENTO Y A LA REFLEXIÓN   Lun Abr 19, 2010 9:13 am

Hola,
Os adjunto una serie de ideas surgidas a partir de la lectura del documento.
En la medida en que el trabajo me deje tiempo y energías, seguiré en contacto con vosotros desde este foro.
Saludos,
Víctor
-----




Estimados compañeros:

En primer lugar, un agracedimiento y una presentación breve, antes de pasar a compartir algunos comentarios que me surgen tras la lectura del documento de la mesa sectorial de Cine y Audiovisuales.

Agradecer la invitación que me llega a participar en este foro, a través de Rafael Baliña, a quien conozco desde 1994, cuando comenzamos a colaborar en programas de alfabetización audiovisual de la Diputación de Cádiz.

Actualmente trabajo en la Universidad de Cádiz, como profesor del Segundo Ciclo de la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas que, desde el año 2005, se imparte en el Campus que la UCA tiene en Jerez.

Paso a comentar algunas cuestiones sobre el documento. En primer lugar, reconocer el trabajo de sus redactores, Antonio Ahucha y Rafael Baliña, ya que el texto nos permite impulsar unas reflexiones fundamentales sobre la materia.

Después de haber leído el material, me queda la sensación de que en él están bastantes ideas fundamentales sobre las que construir el PECU en su sección Audiovisual, aunque, desde mi humilde punto de vista, la jerarquización y el espacio que ocupan estos temas son susceptibles de ser alterados con el objetivo de abordar mejor tanto el diagnóstico como las líneas de actuación oportunas.


Paso a comentar los temas que están ya en el documento, pero pueden cobrar un mayor protagonismo, y también a enunciar algunos aspectos que se podrían incorporar.

1.Se comienza, creo que acertadamente, mencionando la importancia de los procesos de globalización y los retos que introduce en el campo de la cultura. En este sentido, creo que es necesario destacar, desde los inicios, como la globalización, en su sentido amplio, ha alterado el mapa en el que se desenvuelven las relaciones en el mundo, al menos desde las dos últimas décadas del siglo XX. Una globalización que comienza y afecta, en primer lugar, a la esfera económica, y que acaba involucrando posteriormente al ámbito político y cultural. Es decir, lo primero que se globaliza es lo económico, hablamos de la globalización del sistema capitalista. Y esto supone reconocer que el mercado, y la mercantilización de las relaciones sociales, ha ido ganando terreno en la vida política, social y cultural. Evidentemente, también en el terreno audiovisual. Y el PECU, elaborado en este contexto de globalización, requiere de una toma de posición alternativa frente a este imflujo mercantilizador de la cultura. Ya tiene bastante espacio este modo de concebir y de hacer circular la cultura, el papel de lo público en el espacio cultural, las políticas culturales, parece que deberían situarse en otra órbita.

Por otra parte, la globalización ha permitido la hibridación cultural, la posibilidad de relanzar y reubicar la culturas locales. Podría plantearse, entonces, un distanciamiento/denuncia del PECU respecto a la mayor mercantilización de la cultura que ha traído la globalización, y una apuesta por aprovechar las nuevas dinámicas culturales (rescate de la diversidad cultural, hibridación de la cultura, encuentro enriquecedor de pueblos y culturales, etc.)

2.Unido al proceso de globalización , de auge progresivo del mercado en la vida social, está el progresivo desplazamiento y arrinconamiento de lo público. La lógica neoliberal de más espacio y poder para el mercado y menos espacio y poder para el Estado se manifiesta de un modo claro en el terreno de las políticas públicas, también en las políticaas públicas culturales.

En varios momentos del documento se hace referencia a la necesidad de definir estas Políticas de Comunicación, ya que desde ellas se podrá programar más adecuadamente (página 11 del documento, inicio del epígrafe “Políticas Culturales en el sector audiovisual”).

Con vuestro permiso, rescato la definición de Políticas de Comunicación de un colega, Francisco Sierra Caballero (Políticas de Comunicación y Educación. Crítica y desarrollo de la Sociedad del Conocimiento. Gedisa. Barcelona. 2006), por la clarificación que puede aportar este elemento al debate:

“El término Políticas de Comunicación comprende la definición de objetivos, disposiciones y actividades de las instituciones y actores políticos conducentes a organizar y lograr desarrollos específicos con relación a las condiciones de materialización de la comunicación pública moderna...

...El término Políticas de Información y de Comunicación comprende la integración de objetivos de organización de los medios, tecnologías y contenidos de la comunicación pública, integrando diversos actores, niveles de análisis y formas de intervención distintos, así como problemas políticos, económicos, políticos y culturales relacionados con el proceso general de desarrollo de los Estados nacionales, las regiones y las comunidades locales...

...El objeto de las políticas públicas en la materia concierne hoy tanto al ámbito macro de los Estados modernos y los organismos internacionales como a las relaciones de participación y conflicto que tienen lugar a nivel micro en la educación, el consumo cultural o el trabajo de los profesionales del sector, pues incluso en este nivel es donde mejor se observan los intereses y formas de representación del poder, así como las consecuencias sociales y resultados de la acción pública y del funcionamiento de los sistemas dominantes de desarrollo de la comunicación según las formas de desigualdad material y simbólica que los sostienen”.

Lo dicho, una reflexión sobre el concepto de Políticas de Comunicación, y sus consecuencias prácticas para el diseño de líneas estratégicas, puede clarificar el posterior discernimiento de cuáles son las políticas audiovisuales más oportunas.



3. En el documento no acaban de verse suficientemente desarrollado el papel determinante que está jugando el entorno digital (TIC, redes sociales, Internet, TDT, etc.) en los nuevos modos de producción, distribución y consumo del audiovisual, que se solapan con los modos tradicionales en los que el cine y el audiovisual se han producido, distribuido y consumido (y lo siguen haciendo hoy).

Vinculado a este nuevo entorno digital, están los nuevos temas que aparecen en la agenda cultural, y que creo invitan a un posicionamiento: propiedad intelectual, licencias Creative Commons, derechos de autor, el papel del espacio público en la producción y circulación del conocimiento, el debate de la cultura dentro de la etiqueta Bienes Públicos Mundiales, la creación y el activismo digital, etc.


4.Desde finales del siglo XX también hemos asistido al progresivo protagonismo del Tercer Sector (Ciudadanía) y de los movimientos sociales “altermundialistas” ( que proponen otros modelos alternativos de globalización al modelo neoliberal domimante), movimientos y organizaciones que ejercen sus actividades también en el campo de las políticas culturales y audiovisuales. Y, por tanto, se hace necesaria una reflexión, desde el espacio público, de las relaciones que se quieren mantener con estos actores sociales, del modo en el que que van a participar en las políticas culturales y audiovisuales.

En un terreno muy concreto, que no agota, ni mucho menos, las posibilidades de relación con este sector, podemos pensar en los modos en los que emergen propuestas culturales gestionados por este Tercer Sector, que pueden dar pistas para pensar su papel en el PECU.
Desde el modelo de la Casa Invisible de Málga, http://www.lainvisible.net/ , más vinculado a los movimientos sociales alternativos, hasta el modelo de la Casa Encendida, de Madrid, http://www.lacasaencendida.es/, como proyecto cultural de Cajamadrid en el que se recoge otra mirada alternativa a la cultura gestada desde este Tercer Sector.
Como digo, el papel del Tercer Sector en las políticas culturales no se agota en la puesta en marcha de una casa, sea el modelo que sea, es sólo una referencia concreta.

Porque, a mi entender, la incorporación del Tercer Sector a las políticas públicas en materia cultural permite recuperar un elemento que, por el camino, se acaba diluyendo, y es que las políticas culturales tienen una vocación emancipatoria, de propuesta de cambio social, son propuestas culturales orientadas a generar procesos sociales de cambio social.


5.Me permitís, como diría Umbral, que os hable también de “mi libro”, que os venda “mi libro”. Y mi libro es la formación en el terreno audiovisual, al que he estado vinculado desde diversas instituciones/organizaciones desde comienzos de los noventa. Ahora, desde la Universidad de Cádiz, aunque en este foro participe a título individual y nunca como portavoz de una postura institucional. Desde hace cinco años se imparten los dos últimos años de la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas en la UCA. Para el próximo curso 2010-2011 se tiene previsto comenzar desde primero el nuevo grado (nombre que reciben ahora los estudios de licenciatura) de Publicidad. Y en un futuro próximo se espera la autorización del grado de Audiovisual. La buena respuesta que hasta el momento ha tenido esta formación, a pesar de la proximidad de Sevilla y Málaga, invitan a esperar también una buena acogida de estos planes de estudio.

Se hace necesario, a nivel estratégico, integrar/coordinar esta formación de la UCA en el mapa de los estudios que, en el campo audiovisual, se imparten en la provincia, a diversos niveles (FP, desde instituciones públicas/privadas, ciclos, etc.), para aprovechar más y mejor lo que cada uno hace. Un mapa que, si no existe, sería bueno que existiera. Ubicar a la Universidad como un dinamizador de la cultura, y de la cultura audiovisual, en la provincia de Cádiz. Ya existen acciones conjuntas, pero no está de más repensar las relaciones.


6.A otro nivel, más práctico y cotidiano, formo parte de un grupo de personas y colectivos comprometidos con la alfabetización digital de la ciudadanía. A pesar de todas las reformas educativas habidas, sigue siendo ésta una tarea pendiente. Creo que, sin sustuir el papel de la Consejería de Educación en este campo, el PECU tiene en este campo algo que decir y que hacer.

7.Y, para finalizar, un comentario que excede los límites de la mesa sectorial de Cine y Audiovisuales. No me he parado a mirar la composición del resto de mesas, pero me parece fundamental que “los de audiovisual” estemos en mesas como las de Cooperación, transversales. La Comunicación no es sólo un tema sectorial, es una pespectiva que impregna todas las políticas culturales, y que puede ayudar a superar la fragmentación temática. Al menos, como apunto, sería importante aportar algo en el eje Comunicación- Cultura- Cooperación.



Me temo que, como nos caracteriza a los académicos, me he acabado enrollando más de lo que quería. Me perdonáis, por esto y por la rápida redacción y exposición de las ideas, que seguro me ha llevado a cometer erratas y a no ser todo lo claro que debería.

Con un saludo,
Víctor
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
APORTACIONES AL DOCUMENTO Y A LA REFLEXIÓN
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ENTREVISTA A MENDILIBAR EN MARCA (DOCUMENTO GRÁFICO )
» DEBATE DOCUMENTO ORGANIZATIVO
» Importante documento Pedigree
» Grandes aportaciones que no hay que dejar de leer
» Positivo de Contador - La UCI recurre la absolución

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
PECU CÁDIZ :: MESAS SECTORIALES :: CINE Y AUDIOVISUALES-
Cambiar a: